Es vital que defendamos las áreas naturales protegidas y las zonas forestales que contribuyen a la recarga de acuíferos y al abasto de agua: MCDL. 03/13/2023.

  • ¡No a los megaproyectos de presas en el río Chiquito y nuevo libramiento de Morelia impulsados por el gobierno del estado para favorecer intereses inmobiliarios!
  • ¡No al proyecto de Programa Municipal de Desarrollo Urbano de Morelia, 2022- 2041 que busca ampliar la mancha urbana en zonas forestales y de gran valor ambiental!
  • ¡No a los incendios intencionales en el área natural protegida de la Loma de Santa María para construir fraccionamientos impulsados por el alcalde!

En nuestro estado se han coludido el gobierno del estado de Michoacán con la alcaldía de Morelia para favorecer los intereses del capital inmobiliario y agroindustrial, a través de la expansión urbana y construcción de megaproyectos viales e hidráulicos en detrimento de las áreas naturales protegidas y las zonas forestales, que son hábitat de flora y fauna y sus bosques contribuyen a la recarga de agua. Estos acciones y proyectos ponen en riesgo la disponibilidad de agua para el consumo de la población urbana y rural, la producción de alimentos y funcionamientos de ecosistemas (río Chiquito y lago de Cuitzeo), al haber afectaciones al ciclo del agua (por los cambios de uso del suelo forestal y el desvío de volúmenes importantes de agua para intereses inmobiliarios y agroindustriales).

En este sentido, los megaproyectos de infraestructura propuestos por el Gobierno del Estado (presas y el nuevo libramiento), son la punta del iceberg de una serie de acciones que se han venido realizando, a las cuales se suma el proyecto de Programa Municipal de Desarrollo Urbano (PMDU) 2022- 2041, que está orientado a beneficiar a los grandes especuladores del suelo y las empresas inmobiliarias, que históricamente han lucrado con la urbanización de Morelia y orientan su expansión hacia donde tienen sus inversiones, incumpliendo aspectos establecidos dentro de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y del estado de Michoacán, así como leyes relacionadas en materia urbana y ambiental.

Las autoridades municipales enarbolan un modelo de desarrollo urbano salvaje de corte capitalista que se orienta a maximizar las ganancias de las empresas inmobiliarias, deteriorando a los ecosistemas y su base natural (agua, bosques, suelos) así como la calidad de vida de las personas. Ejemplos recientes están los incendios provocados en el área natural protegida de la Loma de Santa María, justo en los límites del centro comercial Altozano, donde hace pocos años, en su primera gestión municipal de Alfonso Martínez, autorizó de forma ilegal un fraccionamiento para sectores de altos ingresos. El Movimiento Ciudadano en Defensa de la Loma evidenció la corrupción e ilegalidad en esta decisión y el alcalde tuvo que recular para evitar mayores costos políticos en su afán de reelegirse.

Así, la visión de ciudad se centra en: el crecimiento exponencial de la mancha urbana, sin importar que se afecten zonas de valor ambiental y favorecer la construcción de vialidades para valorizar las inversiones inmobiliarias y estimular uso del automóvil. Ello conlleva a elevar el riesgo y la vulnerabilidad social frente a procesos como el cambio climático. La ruta que están tomando tanto el gobierno estatal y municipal con sus proyectos van en dirección contraria a las recomendaciones internacionales de favorecer ciudades más compactas y con menor uso del automóvil y mejor transporte público. La presencia de eventos extremos (sequías y lluvias extraordinarias) así como la variabilidad de la precipitación y su tendencia a la baja, repercutirá en una mayor inseguridad hídrica en la ciudad. Nada se está haciendo para reducirla sino al contrario: el proyecto de programa municipal de desarrollo urbano acaba con los bosques del sur de la ciudad para favorecer cambios de uso del suelo; y el proyecto de libramiento amplia hasta 5 veces el área urbana actual para generar más oferta de vivienda y demanda de agua y uso de vehículos particulares. En esencia con estas acciones se violan derechos humanos esenciales como a un medio ambiente sano y seguro, al agua y saneamiento y a una vivienda digna entre otros.

Históricamente, nuestro Movimiento ha defendido a la loma de Santa María y a la cuenca del río Chiquito, en ese contexto hemos impugnado diversos aspectos del PMDU, que a continuación, enunciamos algunos:

  1. Ilegalmente se declaran zonas urbanas o urbanizables superficies protegidas por decreto de Veda Forestal y en suelos forestales careciendo del cambio de uso de suelo.
  2. Impulsa una estrategia de expansión urbana en la cuenca del Río Chiquito y Río Grande.
  3. Ilegalmente se declaran zonas urbanas o urbanizables en regiones con vulnerabilidades, colocando en riesgo la vida y patrimonio de las personas.
  4. Los terrenos baldíos son declarados como urbanos, con ello se oculta la expansión de las superficies urbanizables.
  5. Declara urbanizable una superficie donde existen denuncias por delitos ambientales interpuestas ante la PROAM y PROFEPA en una zona aledaña al fraccionamiento Montaña Monarca.
  6. Impulsa los proyectos de las grandes empresas inmobiliarias en detrimento de los derechos de los habitantes de la ciudad de Morelia.
  7. El PMDU contribuye a un esquema de corrupción, ya que promueve la autorización fraudulenta de fraccionamientos.

Las modificaciones al Programa Municipal de Desarrollo Urbano contribuirán de forma acelerada al detrimento de las condiciones de vida de los habitantes de Morelia, no podemos permitir que las ganancias económicas estén por encima de nuestro bienestar. Exigimos que las autoridades cancelen los megaproyectos viales e hidráulicos y el proyecto de PMDU para garantizar un futuro sostenible en términos sociales y ambientales para la ciudad y sus localidades rurales.

La Suprema Corte falló a favor del movimiento en defensa del río Nasas, argumentando el incumplimiento del Estado de proteger los acuíferos, eso establece la jurisprudencia para sancionar al gobierno de Michoacán y al Ayuntamiento de Morelia por conllevar a mayor inseguridad hídrica al estimular la expansión urbana en zonas de recarga de acuíferos y desviar el agua para proyectos inmobiliarios y agroindustriales, que favorecen el interés privado en detrimento del bien común.

ANEXOS.

Primero.

La zonificación primaria declara indebidamente como zonas urbanas o urbanizables a superficies que se encuentran protegidas por los siguientes decretos presidenciales:

  • Decreto que declara “Zona Protectora Forestal Vedada de la Cuenca Hidrográfica del Río Chiquito de Morelia, Michoacán”, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 8 de septiembre de 1936.
  • Decreto que delimita la “Zona Protectora Forestal Vedada de la ciudad de Morelia, Michoacán”, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 26 de octubre de 1936.

En el artículo segundo de ambos decretos prohíben el aprovechamiento comercial de los bosques existentes en las zonas que le competen a estos decretos, por lo que las zonas declaradas como urbanas o urbanizables y que se encuentran dentro de ambas zonas de veda infringe ambos decretos. Además, de infringir el artículo 53 de la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (LGEEPA), que protegen las reservas y zonas forestales, las zonas de protección de ríos, lagos, lagunas, manantiales y demás cuerpos considerados aguas nacionales, destinados al abastecimiento de agua para el servicio de las poblaciones, como es el caso de estos decretos.

La siguiente imagen corresponde a un acercamiento del polígono de la “Zona Protectora Forestal Vedada de la Cuenca Hidrográfica del Río Chiquito de Morelia, Michoacán”, se observan zonas declaradas como urbanas y urbanizables conforme al código de colores de la zonificación primaria del PMDU 2022-2041.

La siguiente imagen corresponde a un acercamiento del polígono de la “Zona Protectora Forestal Vedada de la ciudad de Morelia, Michoacán”, se observan zonas declaradas como urbanas y urbanizables conforme al código de colores de la zonificación primaria del PMDU 2022-2041.

El IMPLAN declara desconocer los citados decretos para justificar las violaciones antes citadas.

Segundo.

Las zonas declaradas como urbanas o urbanizables localizadas en las cuencas del río Chiquito y río Grande, incrementan la expansión urbana en la zona, y por tanto, la destrucción de las citadas cuencas que suministran la totalidad del agua potable a la Ciudad de Morelia y son afluentes del lago de Cuitzeo, su destrucción por la expansión urbana provocaría una crisis hídrica perjudicando severamente la seguridad hídrica de la Ciudad de Morelia, la destrucción del manantial de la Mintzita, la presas de Umécuaro y Cointzio, el sistema a de pozos y el lago de Cuitzeo.

El sistema hidrológico formado por las cuencas del río Chiquito y río Grande, es un área de gran valor ambiental y de provisión de agua y servicios ecosistémicos para la ciudad de Morelia, en el estado de Michoacán de Ocampo, desde el siglo XX se crearon distintos instrumentos legales, que hemos citado en el pasado, para proteger esa importante zona. La imagen muestra las corrientes de agua y los decretos de veda forestal y ANP’s, destaca la importancia hídrica para los habitantes de Morelia y sus alrededores.

La imagen muestra el trazo del proyecto de nuevo libramiento del gobierno del estado, sobrepuesta en la red hídrica de Morelia, evidenciando el daño que ocasionará de concretarse su construcción y la expansión urbana que detonaría.

Las imágenes anteriores demuestran la evidencia del porqué no se debe de expandir el desarrollo urbano en las cuencas del río Chiquito y río Grande. Las empresas inmobiliarias están empecinadas en destruir la cuencas del río chiquito y río grande ocasionando una grave crisis hídrica.

Tercero.

El IMPLAN categoriza zonas como urbanas o urbanizables en suelo forestal sin contar con la autorización federal de cambio de uso de suelo forestal, infringiendo diversas disposiciones legales.

La imagen corresponde al acercamiento de la zonificación primaria del PMDU 2022-2041 correspondiente a la región de Jesús del Monte y Altozano, los polígonos con contorno negro muestran las zonas consideradas forestales por el Sistema Nación de Información y Gestión Forestal de la SEMARNAT, los citados polígonos están sobrepuestos a la zonificación primaria, dentro de los polígonos se observan áreas declaradas como urbanas y urbanizables.

La siguiente imagen muestra el acercamiento de la zonificación primaria del PMDU 2022-2041 correspondiente a la región de Villas del Pedregal y la Mintzita, los polígonos con contorno negro muestran las zonas consideradas forestales por el Sistema Nación de Información y Gestión Forestal de la SEMARNAT, los citados polígonos están sobrepuestos a la zonificación primaria, dentro de los polígonos se observan áreas declaradas como urbanas y urbanizables.

 Cuarto.

La imagen corresponde a un acercamiento del sur de la ciudad de la zonificación primaria del PMDU 2022-2041, se sobreponen las vulnerabilidades registradas en el PCUCP 2010 (2012), las líneas rojas corresponden a fallas geológicas y las zonas moradas a áreas con riesgo de inundaciones, se observan zonas declaradas como urbanas y urbanizables.

Declarar zonas urbanizables a territorios con vulnerabilidades potencialmente ponen en peligro a los futuros habitantes de esas zonas. La negligencia de no actualizar las vulnerabilidades y ocultar información de vulnerabilidades pone en peligro las vidas y patrimonio de las personas.

Quinto

El IMPLAN categoriza a los terrenos baldíos como zona urbanizable, sin reconocerlo explícitamente en la zonificación primaria, conforme a esa visión el total de zona urbanizable es de 5,736 hectáreas. Los terrenos baldíos tampoco son señalados en la zonificación secundaria. De esta forma se provoca opacidad y hace imposible determinar las verdaderas dimensiones y ubicación de las zonas urbanizables, o incluso analizar si existen otros baldíos no considerados por el IMPLAN.

Para ilustrar la problemática se identifican terrenos baldíos en algunas regiones de la ciudad de Morelia. En las siguientes tres imágenes las flechas rojas señalan baldíos dentro de la zona declarada como urbana.

La imagen muestra un acercamiento de la zonificación primaria en la región de Jesús del Monte, las flechas rojas indican las zonas de terrenos baldíos.

La imagen muestra un acercamiento de la zonificación primaria en la región del río Bello.

De acuerdo a zonificación primaria y secundaria del PDUM 2012 vigente, la zona de Río Bello y Jesús del Monte no son urbanizables, pero en la propuesta de PMDU las consideran como área urbana, cuando son baldíos o de uso agrícola y forestal.

Sexto

Existen denuncias por delitos ambientales interpuestas ante la PROAM y PROFEPA en una zona aledaña al fraccionamiento Montaña Monarca, justo en el área materia de la denuncia el actual PMDU 2022-2041 declara zonas urbanas y urbanizables.

 

Séptimo

El gobierno del estado ha anunciado una serie de obras de infraestructura que impactan negativamente al medio ambiente, incentivan la expansión urbana y benefician a las empresas inmobiliarias.

Por su envergadura el proyecto de nuevo libramiento detonará la expansión urbana en la zona de la Mintzita, la presa de Cointzio y la cuenca del río chiquito, las 3 principales fuentes de suministro de agua potable de la Ciudad de Morelia.

La imagen muestra el posible trazo del libramiento presentado por el gobernador Alfredo Ramírez Bedolla el 26 de diciembre de 2022[1], como se puede observar en la siguiente imagen.}

Aunado al proyecto de presas en las inmediaciones de Jesús del Monte exacerban la expansión urbana en aquella zona. Valga recordar que uno de los propósitos de las mencionadas presas es crear un espacio de recreación semejante a un pequeño Valle de Bravo conforme a declaraciones del gobernador Alfredo Ramírez Bedolla[2] y Jesús Camacho Pérez delegado de CONAGUA en Michoacán[3], beneficiando a las empresas inmobiliarias.

La siguiente imagen es un acercamiento de la zonificación primaria, incluyendo el posible trazo del nuevo libramiento y ubicaciones de las presas.

La siguiente imagen muestra las vulnerabilidades identificadas por el IMPLAN en la zona suroriente de la ciudad.

Octavo.

En las páginas 128 y 215 Proyecto de Programa Municipal de Desarrollo Urbano de Morelia 2022 – 2041 se presenta información del número de hectáreas urbanas y urbanizables del Programa de Desarrollo Urbano del Centro de Población de Morelia 2010(2012) y el del PMDU 2023-2041, la siguiente tabla resume la citada información.

 

 

PDU CP Morelia 2010

PMDU 2023-2041[4]

Diferencia

Urbanas (Ha)

20,120.80

14,874.14

-5,246.66

Urbanizables (Ha)

9,963.00

3,402.12

-6,560.88

 

Conforme a dichos datos la superficie urbana decreció en 5,246.66 hectáreas, algo extraordinario y contrario a la realidad. La comparación de la zonificación primaria del PDU CP Morelia 2010 y del PMDU 2023-2041, parece contradecir esa información.

Lo que es un hecho que el área urbana en el programa vigente y en consulta está inflada con el fin de extender la superficie de la ciudad para favorecer los intereses inmobiliarios. No es justificable la reserva urbana (urbanizable) propuesta, porque no va al ritmo del crecimiento demográfico ni la tendencia al aumento de viviendas deshabitadas.  Aparentemente en la nueva propuesta se reduce la reserva urbana, pero no se considera que el Programa amplió su ámbito de aplicación a todo el municipio y afecta localidades rurales para favorecer urbanización y extensión de la ciudad hacia las zonas de Altozano, Tres Marías, Cerro del Aguila, Presa de Cointzio y Tiripetío.

 

La siguiente imagen muestra la zonificación primaria del PDU CP Morelia 2010 actualizado en 2012.

 

La siguiente imagen muestra la zonificación primaria del PMDU 2023-2041.

A simple vista no parece existir un decrecimiento. Una validación precisa requiere que el IMPLAN ponga a disposición de la ciudadanía los polígonos de ambos mapas de zonificación primaria en archivos formato SHP o KML.

Por otra parte la dinámica población y de vivienda arroja datos que cuestionan la necesidad de construir más viviendas, la tabla muestra el crecimiento población, de vivienda y el número de viviendas habitadas conforme a los datos de los censos de población del INEGI de 2010 y 2020.

 

Habitantes totales

Viviendas totales

viviendas habitadas

% viviendas habitadas

Censo 2010[5]

597,511

200,042

155,433

77.70

Censo 2020[6]

743,275

288,569

216,343

74.97

Crecimiento absoluto

145,764

88,527

60,910

-2.73

Crecimiento %

24.00

44.00

39.00

 

 

En tanto la población creció en 24%, las viviendas crecieron en 44%, poco menos del doble del crecimiento de la población, por su parte el porcentaje de viviendas habitadas decreció en 2.73%. De acuerdo al censo de 2020, únicamente el 74.97% de las viviendas están habitadas y el 25% de las viviendas en la Ciudad de Morelia están deshabitadas. Este porcentaje elevado debe llevar a un análisis profundo, respecto a la calidad de la vivienda construida, las condiciones financieras de su venta y los ingresos de la población, por lo que, desde una perspectiva social resulta incomprensible la necesidad de incrementar las zonas urbanizables, y pareciera que la única justificación son los negocios de las empresas inmobiliarias.  No hay argumento demográfico ni de vivienda para aumentar el área urbana.

La tabla muestra el porcentaje de viviendas particulares con hacinamiento y porcentaje de población ocupada con ingresos de hasta 2 salarios mínimos, conforme datos de CONAPO[1].

Año

% Viviendas particulares con hacinamiento

% Población ocupada con ingresos de hasta 2 salarios mínimos

2010

24.03

32.04

2015

18.44

33.74

2020

11.07

61.10

 

 La tabla muestra el número de personas que viven con rezago social medio y alto, conforme a los datos del CONEVAL, en 10 años se cuadruplicó el número de personas con rezago social medio o alto.

Año

Personas que viven con rezago social medio y alto.

2010[2]

53,011

2020[3]

214,348

 

El apartado de “Proyectos estratégicos” se enfoca al embellecimiento del centro histórico y omite proyectos para reducir el rezago social, tales como construcción de hospitales, escuelas, mercados, áreas de recreación, suministro de agua potable y drenaje, dotación de internet en las zonas de marginación.

Corrupción.

Además de infringir la ley, los programas de desarrollo urbano se convierten en instrumentos que contribuyen a un esquema de corrupción, que ejemplificamos con el caso de Fraccionamiento Montaña Monarca

  1. En la página 14 del estudio de manifestación de impacto ambiental del Club de Golf Altozano elaborado en febrero de 2007, señala:

“Uno de los criterios que se siguió para elegir este sitio es que, como ya se dijo anteriormente, el terreno esta ubicado dentro de un área apta para el desarrollo urbano de acuerdo al Programa de Desarrollo Urbano del Centro de Población de Morelia y que la calidad de suelos y entorno urbano le son propicios para proponer su construcción”.

  1. En la página 61 de la “Manifestación de impacto ambiental modalidad particular para el proyecto: ‘Fraccionamiento habitacional tipo medio y residencial, denominado oficialmente Bosque Monarca’, 12ª rectificación primera etapa”, señala:

“El predio donde se pretende desarrollar el proyecto cuenta con el Dictamen de Uso de Suelo número SDUMA-DDU-US-6317/06, Expediente número F1017/06 de fecha 07 de diciembre de 2006, emitida por la Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente del Ayuntamiento de Morelia, fundamentado en la Ley de Desarrollo Urbano del Estado de Michoacán de Ocampo, en el Programa de Desarrollo Urbano de del Centro de Población de Morelia; en donde se tiene al predio con uso de suelo Habitacional Densidad Baja y Media de compatibilidad factible; por ello, el proyecto es vinculable y factible con este instrumento de Desarrollo.”

  1. Ambos documentos señalan la presencia de bosque de pino y encino, ambos carecen de cambios de uso de suelo forestal. La autorización de ambas manifestaciones de impacto ambiental se sustenta en el cambio de uso de suelo otorgado por el Ayuntamiento mediante el oficio SDUMA-DDU-US-6317/05 de fecha 7 de diciembre de 2006, fundándose en el Programa de Desarrollo Urbano:
  2. En el numeral 2 del apartado “Considerando”, señala:

“2. Que el predio de referencia está ubicado en un área urbana determinada como Habitacional Densidad baja (34 viv/ha) y media (75 viv/ha) y el uso de suelo pretendido es de compatibilidad positiva, conforme al Programa de Desarrollo Urbano de referencia”

  1. En el numeral segundo del apartado “Resolución”, señala:

“SEGUNDO.- Se otorga DICTAMEN CONDICIONADO de uso del suelo Mixto para Habitacional de acuerdo a los polígonos de densidades diferentes que marca el Programa de Desarrollo Urbano vigente, comercial, educación, recreación, deportivo y servicios en las modalidades posibles y compatibles de acuerdo a la Normatividad vigente, en el predio de referencia”.

Cabe señalar que en la elaboración y aprobación de los Programas de Desarrollo Urbano no se verifica que las zonas forestales clasificadas como urbanizables cuenten con cambios de uso de suelo forestal. Mediante este ejemplo se describe el proceder fraudulento del Ayuntamiento y por ende del IMPLAN.

Por consiguiente, al carecer de cambio de uso de suelo infringe las siguientes disposiciones legales:

Fracción X del artículo 3, fracción II del artículo 65, fracción I del artículo 68, artículo 93, artículo 97, segundo párrafo del Artículo 99, fracción VI del artículo 155 de la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable.

Fracciones I, II, III, V y VII del Artículo 2, Fracción I del artículo 9, Fracciones V, VIII, IX, XVI del artículo 160 de la Ley de Desarrollo Forestal Sustentable del estado de Michoacán de Ocampo.

Por otro lado, es facultad exclusiva de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales expedir autorización de impacto ambiental que involucren cambios de uso de suelo forestal, como lo establece el inciso f, de la fracción III del artículo 11, Fracción VII del artículo 28 de la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente (LGEEPA).

Por lo que ninguna otra autoridad tiene facultad para otorgar cambios de uso de suelo forestal, ni emitir manifestación de impacto ambiental en suelos forestales. De allí que el proyecto de PMDU violenta las leyes a nivel federal y el ayuntamiento extralimita sus funciones para favorecer intereses inmobiliarios, como ocurre con el complejo inmobiliario de Altozano, solo como ejemplo de muchos más.

 

[1] https://www.lavozdemichoacan.com.mx/michoacan/morelia-appmobil/el-nuevo-periferico-de-morelia-rodeara-tarimbaro-villas-del-pedregal-jesus-del-monte/

[2] https://www.jornada.com.mx/notas/2022/06/09/politica/gobierno-de-morelia-se-compromete-a-construir-dos-presas/

[3] https://m.youtube.com/watch?v=uVaul62DYpQ&autoplay=1

[4] página 128 y 215 Proyecto de Programa Municipal de Desarrollo Urbano de Morelia 2022 - 2041

[5] https://www.inegi.org.mx/programas/ccpv/2010/#Datos_abiertos

[6] https://www.inegi.org.mx/programas/ccpv/2020/#Datos_abiertos